sábado, 24 de mayo de 2014

Llámame por mis nombres verdaderos

Llámame por mis nombres verdaderos
Poema escrito por el Monje Budista Thich Nhat Hanh

corazon de fuego y agua

No digáis que partiré mañana,
pues aún estoy llegando.

Mirad profundamente;
estoy llegando a cada instante,
para ser brote de primavera en una rama,
para ser pajarillo de alas aún frágiles,
que aprendo a cantar en mi nuevo nido,
para ser mariposa en el corazón de una flor,
para ser joya oculta en una piedra.

Aún estoy llegando
para reír y para llorar,
para temer y para esperar.

El ritmo de mi corazón
es el nacimiento y la muerte
de todo lo que vive.

Soy un insecto
que se metamorfosea
en la superficie del río.

Y soy el pájaro
que se precipita para tragarlo.

Soy una rana
que nada feliz
en las aguas claras del estanque.

Y soy la serpiente acuática
que sigilosamente
se alimenta de la rana.

Soy el niño de Uganda,
todo piel y huesos,
mis piernas tan delgadas
como cañas de bambú.

Y soy el comerciante de armas
que vende armas letales a Uganda.

Soy la niña de doce años,
refugiada en una pequeña embarcación,
que se arroja al océano
tras haber sido violada por un pirata.

Y soy el pirata,
cuyo corazón es aún incapaz
de ver y de amar.

Soy un miembro del Politburó
con todo el poder en mis manos.

Y soy el hombre que ha pagado
su “deuda de sangre” a mi pueblo
muriendo lentamente
en un campo de concentración.

Mi alegría es como la primavera,
tan cálida que hace florecer
las flores de la Tierra entera…

Mi dolor es como un río de lágrimas,
tan vasto que llena
los cuatro océanos.

Llamadme por mis verdaderos nombres,
os lo ruego
para poder despertar
y que la puerta de mi corazón
pueda quedar abierta,
…la puerta de la compasión.

domingo, 27 de abril de 2014

Las fotos no cambian

Hoy mi mente entró en un lapsus...
el déjà vu que viene
cuando algo distrae la cordura
y te traslada a otras escenas...

Recogí tus fotos,
quité hasta la última que tenía,
quité tus tarjetas y cartas
..las he guardado
y mi alma en luto pleno, se resiente

¿Cuántas veces habré prometido
que ya no duele más?
...¿cuántas veces habré mentido igual?
...yo perdí esa cuenta
entre noches tristes
en las que te recuerdo de forma vívida
esperando que vuelvas
pero eso no va a pasar
porque los que se van,
ya no vuelven....no vuelven jamás...

Mis manos se han helado al ver tu foto
bella como el día que llegaste al mundo
y fresca como el agua fresca
lozana y pura
de inocente mirada
y sonrisa llena de un "mañana"
...y de repente te veo
y sigues igual que hace años
como si estuvieses con vida
esperando la llegada de tu cumpleaños
... y mi mente insiste en que solo estás dormida...
y atajo la idea
..las fotos no cambian
y esta en especial,
no perdió ni el brillo ni el color
...solo perdió la esencia, mi alma...

Otro año bien mío... Uno más para pedir, que D-os no permita que se me borre tu imagen pero si que se lleve el dolor de tu partida. Pidiendo como cada día, que tu alma se limpie de ese dolor y de esa tragedia y que D-os te absorba en su luz celestial, para que asciendas y te anides en Él que es tu energía y la mía...

Shalom, mil veces mil, te bendigo

sábado, 26 de abril de 2014

Olvidar no es una opción

Me he dado el permiso de sonreírle a la vida
y jugar a que todo en el mundo puede ser muy bueno
... he jugado a cruzar el puente que me separa de tu abismo
... he jugado a olvidar todo el hastío...

Pero cuando siento que mis dedos rozan el cielo
y que mis pies parecen pisar sobre las nubes...
...cuando mis ojos están secos..
sucede algo... algo que quiebra mi voz
y rompe de nuevo mi débil estructura,
y me recuerda que no hay ya ese derecho
que hay una línea invisible y poderosa que divide
el mundo vivo que es de otros
y el mío que está pleno de muerte

Y de nuevo mis lágrimas van surcando con tristeza,
y mi pecho siente ese vacío...
... me molesto, me molesto y mucho
porque yo se que hacer esto,
aceptar sentir de nuevo,
es solo un castigo...

A veces termino añorando la anestesia del dolor extremo
en vez de atravezar el amargo sendero de los sentimientos
...Y supongo que debo recordarme
la promesa tácita de no dejarte sola en el olvido...

Supongo que tratar de olvidar no es una opción
tampoco es buena decisión,
yo se en medio de mi mundo
que el dolor a la final me hace más fuerte

Shalom mi bien... mi pequeña parparim…
aunque no puedas leer nunca más lo que te escribo...