domingo, 17 de agosto de 2014

Los dolientes de los muertos (IV)

IV - Los dolientes nos quedamos

Los dolientes de los muertos a la final cargamos a cuestas el dolor de la partida de esos seres tan amados... se nos van y no sabemos siquiera cómo dejarlos ir... nos aferramos... necesitamos una última oportunidad... un último "te quiero", un último "te extraño"...

El alma se va curtiendo de tanto esperar eso que obviamente no llega... los que se van no vuelven y si vuelven, ya no nos pertenecen... se habrán ido a otra vida, pero no a esta... Y aunque todo nuestro ser sabe eso, sigue insistiendo... sigue amando... sigue esperando tras la puerta a ver si suena la llave y entra por la puerta... sigue esperando entre sueños que le digan que ha sido una pesadilla... sigue esperando algo que niegue las realidades...

Es ese el instante en el cual la impaciencia se despierta y la calma se adormece velozmente... y rezamos pero llega un momento en el cual dejamos de orar... y la fe se debilita... las lágrimas se van secando no por no querer llorar sino por ya no poder más hacerlo... y se borra la sonrisa, se desajusta el organismo.. y casi ni duermes... casi ni hablas... casi ni sientes... casi no ríes... casi lo que sea..  la vida es "casi" vida...

Eso nos pasa a los dolientes... que nos marchitamos por mucho que no queramos... que guardamos un luto profundo y dolido... que no sabemos hacia dónde dar pasos sin sentir que les extrañamos y necesitamos....

Sigo pensando que todas las muertes son iguales...  es que lo sabemos !! : Nunca hubo un muerto más muerto que otro... entonces es a la final lo mismo... si es mi muerto o es el tuyo, es lo mismo...

Los dolientes nos quedamos con las preguntas sin respuesta... necesitamos tanto y recibimos tan poco en cuanto a las explicaciones... nos quedamos si, con los brazos abiertos queriendo abrazarles... pero no podemos abrazar la nada y más de una noche nos despertamos agitados, abrazando una almohada y llorando...

Aquí nos quedamos... Padre escúchame y quítame el dolor... nos quedamos orando... Padre te dije que me quites el dolor pero si tan solo lo aplacas ya será bueno... y por más que oramos cada día y cada noche... Padre.. está bien, no me quites el dolor pero hazme fuerte para soportarlo... esas oraciones pareciesen no tener respuesta... Coño D-os.. es en serio, no puedo con este luto que me consume... y a medida que va pasando el tiempo... D-os ¿por qué me abandonaste? ¿Por qué no me oyes? ... nuestra fe se debilita... D-os... si tan solo me escuchases...  y nuestra ira se hace presente... Por qué te la llevaste? ¿Por qué me arrancaste la vida?... y de la ira pasamos a la depresión…solo podemos llorar desde el alma mis emociones... y de la depresión a la apatía... y de la apatía pasamos a la "descreencia"... ¿D-os?... D-os no existe... eso es un mito.. si existiese no se la habría llevado o al menos no así... Y un día lejano pasa algo... algo que nos hace frenar y darnos cuenta que no se trata de fe o de D-os... se trata de las decisiones... Decisiones, cada día... Alguien pierde, alguien gana ¡Ave María! ... Cada quien decide qué hace con su dolor y con sus muertos... ¿o tal vez no?... es que a nuestros muertos los llevamos a cuestas en el alma y en el corazón... Hasta el fin de los días.. Amén...

---------------------------------

Los dolientes de los muertos

I - Injusta la percepción
II - Perseguidos con causa
III - Antes de morirse se agradece comprar...
IV - Los dolientes nos quedamos

Los dolientes de los muertos (III)

III - Antes de morirse se agradece comprar...

Pues si, te dije que aquí además, morimos por el dolor de nuestras pendejadas. Una de las miles pendejadas nuestras, es creer que nos podemos morir en paz… Si te asomas en el hospital, no hay nada con qué curar. Y si te vas a la farmacia menos vas a encontrar... si te pica un alacrán, con suerte te mueres en casa y sabes de qué moriste... porque en el hospital al menos una bacteria te pegan y ya o sabes si es de eso o de la picada...

Cuando la gente llega a los centros de atención médica, llega - y lo dije hace poco a la persona que más amo - o bien a morirse, o bien para quejarse. Pero en este mundo tan errado, te quejas mientras mueres, sea en cuerpo, en mente o alma.  Y es que cada día nos vamos muriendo un poco... nos morimos biológicamente porque envejecemos... y nos morimos porque absurdamente nos asomamos a la vida... bien decía mi mami que pa morirse, basta estar vivo un día...

Hace poco estuve en la clínica. Y le dije a un amigo con quien estuve: "Estoy cansada... ya estoy muy cansada" y me dijo "¿Tanto nadar para morir en la orilla?"... tiene razón... no se puede no morir en la orilla.. uno no puede estar cansado de la vida ni siquiera si ésta es más fuerte de lo que debería...

Pocos días después, vi a una chica con cáncer... el cáncer es notorio para mi. Por alguna razón, es algo que mis sentidos reconocen. La vi y sentí vergüenza de mi... ¿qué derecho tengo yo a estar cansada?... la vida me ha quitado todo, o yo lo he perdido todo.. como sea... pero me lo ha quitado de tajo y mi lado menos compasivo me ve y sube un poco la ceja en señal de reproche... y me dice con voz interna firme que no me queje, que a mi me lo ha quitado de tajo pero a esa chica se lo quita de poco a poco... y de a poquito duele mucho y duele más...

Mi lado más humano quiere sentir auto lástima pero mi lado más objetivo me dice que no puedo caer en posiciones lastimeras... que hay que continuar...

Pero igual debo razonar porque mi naturaleza es justamente analítica: Todo el mundo debería ser previsivo... Yo me fui a la clínica y no llevaba nada !! - que haya sido emergencia no quita que me hizo falta tener algunas cosas - así que se me ocurre que así como se arma un bolso para casos de terremotos, deberíamos tener uno para casos de muerte sorpresiva!!

Podríamos poner allí las cartas que escribimos y no mandamos, los miles "te amo" que no dijimos... la panty que no estrenamos esperando el momento perfecto para ello... el último fondito del perfume que no gastamos pero que se ha quedado en el frasco los últimos 20 ó 30 años... los "perdóname" que otros merecían pero que por orgullo callamos... el "dame un beso" y el "vamos a revolcarnos" que se nos dibujó en la mente fantasiosa pero que por pudor no dijimos nunca... las risas que no nos permitimos, las lágrimas que ocultamos, el dolor a cuestas de nuestros propios muertos y de nuestras frustraciones, de nuestros rencores no reconocidos... podríamos tal vez meter el "jódete" que quisimos decirle alguna vez a nuestro mejor amigo... el "me haces falta y te extraño" que se nos quedó en mente cuando nuestro ser querido se apartó de nosotros... los miles de consejos que no le dimos a alguien... el abrazo fuerte que no pudimos brindar... y podemos meter esas caricias que no nos atrevimos a dar y a recibir... y hasta los orgasmos que no nos llegaron...

Claro que más de uno pensará que podríamos mejor hacer uso de todo eso antes y no después, pero coños !!! el orgullo ... ¿dónde nos queda el orgullo???.. no, no... mejor lo metemos en el bolso para casos de muerte súbita e inesperada... y se lo dejamos con todo y dedicatoria a los seres desqueridos pero amados... para que sientan culpa y remordimiento.. o para que se atrevan a lo que nosotros no nos atrevimos... Por eso, de ahora en adelante, habría que poner un cartel en la entrada de las salas de emergencia que diga "Antes de morirse se agradece comprar un bolso para hacer su kit de despedida..."

Así al menos, el que se muera deja todo en orden… no deja a sus dolientes con las manos vacías y con la sensación de eventos inconclusos que jamás tendrán en el alma redención…

---------------------------------

Los dolientes de los muertos

I - Injusta la percepción
II - Perseguidos con causa
III - Antes de morirse se agradece comprar...
IV - Los dolientes nos quedamos

Los dolientes de los muertos (II)

II - Perseguidos con causa

En este país, ya lo dije, morimos por pendejos... por creer que podemos lograr algo mejor... por creer que la libertad es poco más que un puñado de promesas inconclusas... por ser joven te mueres y por ser viejo también... aquí te mueres con más certeza que en cualquier otro lugar del mundo.. y te mueres porque básicamente naciste... y porque aquí se viene a morir... Punto.

Me cansé de ver noticias estos meses. De verle la cara de miedo a unos niños que aún asustados, fueron terriblemente valientes... que defendieron una patria inexistente... Y que hijos de puta somos todos... no ellos... nosotros... nosotros que hemos tenido miedo a ver de frente cómo masacran a los niños...

Los ajusticiaron frente a cámaras, sin pudor... las cámaras en su gran mayoría sobrevivieron al escarnio y a la falsedad... pero no a la desidia (¿te he dicho que somos unos hijos de la gran puta? ¿que dejamos que esas imágenes se quedaran retratadas sin hacer nada al respecto?.. si, créeme.. somos unos pobres diablos muriendo de hambre y de escasez... muriendo de cobarde conformismo... muriendo de nada...)

Pero cada una de las madres que haya perdido un hijo, ha tenido el luto como un cáncer nuevamente... Levante la mano quien no haya llorado como suyo a estos hijos del país de la miseria....levante la mano cada uno de nosotros que nos acobardamos día a día y dejamos el pellejo en nuestro cuerpo mientras que estos niños han dejado el suyo pegado en la bota de quien los patea... y en la bala que los mata... y en la mano asquerosa que los toca.. en el pene que les viola... en la boca que les roba un beso mientras los insulta... (¿te dije que somos unos hijos de puta? si.. si lo somos... sabemos que se robaron a los hijos del valor y los mataron... a algunos los violaron.. a muchos los han desaparecido - para siempre - y a muchos les robaron su sonrisa de por vida... y nosotros..  ahh nosotros caminamos con una pancartica... en serio, te lo juro, somos y seremos unos hijos de puta de primera... deberíamos crear un club ¿no crees tú?)

A los que lograron zafarse los siguieron persiguiendo... perseguidos con causa... los persiguen por soñadores, por justos, por buenos... es decir, los persiguen por pendejos... Perdón...No!!... nosotros somos los pendejos e hijos de puta !!!.. ellos mi estimado, son los corderos inocentes a los que les toca poner el cuello para que los "desangrantes" se beban la sangre fresca del inocente y les sometan a una nueva forma de esclavitud...  Y es que este país, entre muchas cosas, es también el país de los  esclavos (esclavos pendejos e hijos de puta... )

A mi no se me olvidan los gritos ni el terror reflejado en los rostros... ¿Tú sabes una cosa?... esas miradas, esos gritos y ese temblor yo lo conozco también... y cada uno repite incansable lo que ya mis ojos han visto... bien dicen que entre cielo y tierra nada es nuevo...  Pero me pregunto si acaso estos muertos son llorados más allá de las paredes de sus casas...más allá del corazón de sus padres... más allá del corazón... (¿te dije que somos unos hijos de puta?... si... si lo somos porque estamos tan acostumbrados a la muerte de inocentes que pasa uno tras otro en un ataúd y nosotros pasamos la página como si no hubiese pasado nada.. estamos tan acostumbrados, que vemos uno tras otro desfilar hacia el Hades y simplemente volteamos a ver si viene el siguiente... obviamente somos los hijos de puta más impresionantes)

Todo esto me hizo recordar una canción, de la cual me he traído dos estrofas:

Solo le pido a Dios
que la guerra no me sea indiferente,
es un monstruo grande y pisa fuerte
toda la pobre inocencia de la gente.

Solo le pido a Dios
que el engaño no me sea indiferente
si un traidor puede mas que unos cuantos,
que esos cantos no lo olviden fácilmente.

Yo veo en estos muchachos la vida que se escurre entre las grietas de nuestro inconsciente colectivo…Un inconsciente pleno de manos pintadas de blanco puestas hacia arriba sus palmas, como queriendo ver el cielo… y muchas otras teñidas de sangre, apuntando con un arma al corazón…

¿Sabes algo?: La muerte huele igual a la de ella… cada muerte huele igual…. creo que todas las muertes son iguales… dejan un cuerpo sin vida, sin alma y con muchos dolientes a cuestas…

---------------------------------

Los dolientes de los muertos

I - Injusta la percepción
II - Perseguidos con causa
III - Antes de morirse se agradece comprar...
IV - Los dolientes nos quedamos